Jornadas de Patrimonio Bélico como recurso turístico de La Serena

 

bunker zujar

Cabeza del Buey acogerá los días 13 y 14 de noviembre las primeras Jornadas sobre el Patrimonio Bélico de la comarca de La Serena y su gestión como recurso turístico.

Las jornadas, que se celebrarán en el Centro Cultural Vicente Serrano Naharro, contarán con diferentes ponencias en las que se tratará la salvaguarda y protección del patrimonio bélico, su gestión, digitalización y didáctica entorno al mismo y también cómo puede ser clave para entender y comprender parte de la Historia.

Junto a estas ponencias, se llevarán a cabo visitas, como la que recorrerá la línea del frente desde Cabeza del Buey a Castuera, el 13 de noviembre, o al Museo de la Guerra Civil y cementerio italiano de Campillo de Llerena, el día 14.

Con esta iniciativa de La Serena Paisaje Cultural se quiere salvaguardar y poner en valor el patrimonio histórico vinculado a la Guerra Civil Española, ya que la comarca de La Serena supuso uno de los puntos "más importantes", no solo de Extremadura sino también a nivel nacional.

Así, en la denominada 'Bolsa de La Serena', dónde se estableció la línea del frente, se iban a ir desarrollando una serie de construcciones defensivas y de ataque, que actualmente forman parte del paisaje de la propia comarca.
De esta forma, desde las trincheras, casamatas, nidos de ametralladoras, hasta el campo de concentración de Castuera, las sierras están jalonadas por este tipo construcciones que hablan y recuerdan el pasado reciente.

Estas jornadas están organizadas por el Centro de Desarrollo Rural 'La Serena' y la empresa de actividades turísticas Atutiplan y están financiadas por la Diputación Provincial de Badajoz.

Además, cuentan con la colaboración de la Junta de Extremadura, la Mancomunidad de Municipios de La Serena, la Mancomunidad Integral de Servicios La Serena-Vegas Altas y el Ayuntamiento de Cabeza del Buey.

Enlace para las inscripciones: https://forms.gle/79g9vbUnbnrmYaY48

jornada patrimonio bélico

 

 

Trincheras, bunkers, nidos de ametralladora y refugios antiaéreos

La población de la Comarca de La Serena sufrió tres años de guerra. Las características de su territorio y el principal uso que se ha dado a su suelo (ganadería ovina extensiva) han permitido que las estructuras bélicas del Frente Extremeño se hayan conservado casi en su totalidad.

Búnkers, trincheras, casamatas, puestos de observación, aeródromos, elementos todos ellos de un patrimonio bélico que es necesario conocer y preservar como vestigios de la historia y del horror que representan las guerras.

Estos restos se concentran en dos líneas principalmente, el Frente establecido antes de las operaciones de finales de julio de 1938 y las fortificaciones que se van creando tras la estabilización de los dos bandos desde finales de septiembre del mismo año, fruto de la contraofensiva republicana iniciada el 22 de agosto de 1938.

campo castuera

 

Campo de concentración de Castuera

El Campo de Concentración de Prisioneros de Castuera fue instalado en terrenos de la finca privada conocida con el nombre de la «Verilleja» por la 21 División franquista en marzo de 1939.

La historia del Campo reúne a todos los protagonistas de los años de Guerra. Su evolución como centro de reclusión reúne las distintas etapas por las que pasó el sistema concentracionario franquista. Es el único campo de concentración en España que tiene la mayor figura de protección dentro de la legislación patrimonial: Bien de Interés Cultural con la categoría de sitio histórico. Además, es el único campo de concentración en España que ha contado con dos campañas arqueológicas.

Aún hoy el paisaje del Campo es un espacio de memoria para cientos de familiares que buscan a sus seres queridos. Se han llevado campañas de localización y exhumación de fosas que han relacionado los asesinatos con el paso de los prisioneros por el Campo de concentración.

Es un espacio que siempre ha tenido asociado cientos de historias contadas por los mayores, la más famosa la llamada “cuerda india”, según la cual los prisioneros, atados unos a otros, eran precipitados al fondo del castillete de la mina “La Gamonita” para después ser rematados mediante el lanzamiento de bombas de mano al interior del foso.
Aún hoy se siguen conociendo nuevos casos de “desaparecidos” y de “historias de vida”.

El número de detenidos que pasaron por sus instalaciones durante el año que estuvo en funcionamiento fue muy elevado: según consta en un documento del Archivo Militar de Ávila el 22 de abril de 1939, había 5.950 prisioneros.

El obituario de los allí detenidos está relacionado tanto con los fusilamientos de los civiles y militares, procedentes de los recluidos en los barracones de incomunicados, como por las muertes debidas a la común inanición y a enfermedades, según informa el Ceder La Serena.

jornada patrimonio bélico

Compartir en whatsapp

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar analisis de las conexiones y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el analisis de sus habitos de navegacion. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion Aqui.

  Acepto las cookies de este sitio.